Sobre la muerte y el infinito


¿Qué hay más allá de la muerte? Eso es algo que la imaginación humana puede adivinar. ¿Cuánto tiempo estarás muerto? Más tiempo que la Tierra, Sol, Sistema Solar, Vía Láctea y el Universo. ¿Qué pasa después? Toda estrella morirá, eso sabemos, ¿pero después de esa muerte?

Algo que realmente me fascina es pensar sobre estas cuestiones, analizando qué es el tiempo, qué es la muerte, qué es el infinito... porque, como sabrás, el infinito no es un número y el tiempo no es infinito. Si el infinito es algo que nunca acaba y sigue, ¿entonces por qué sería un número? Un númer es algo finito, y si el infinito es un número, entonces cae en un absurdo. El tiempo no es infinito porque el tiempo fue "creado" cuando el big bang, así que, cuando todo el Universo muera, entonces el tiempo también. 

¿Vivir es finito? Sí, vivimos un cierto tiepo. ¿Por qué la muerte tendría que ser infinita, entonces? ¿Qué pasa después, como había dicho? ¿Más vivencia? Esa es una pregunta que muchos filósofos han tenido y este es el por qué hablaron mucho sobre el Eterno Retorno

El eterno retorno es algo que muere pero vivirá otra vez (como el concepto del ave Fénix), yendo y viniendo de la misma manera, algo cíclico. Recuerdo haber leído sobre algunos filósofos antiguos que solían ver las flores morir y entonces, regresar a la vida en la primavera.

Ouroboros es el mejor símbolo para representar el concepto del eterno retorno, y adivinen qué, del infinito también.


Dibujo de Ouroboros del siglo XV

El ouroboros simboliza la propia fexibilidad o lo cíclico, especialmente en el sentido de que algo constantemente se recrea, (sic) el eterno retorno, y otras cosas como el Fénix, opera de forma cíclica que empieza otra vez así como termina. (1)
Sólo imagínate viviendo una y otra vez lo mismo, la misma felicidad, el mismo dolor... ¡pero espera! No vivirás de la misma manera que lo haces ahora. Tal vez hoy eres un gran músico, en otro tiempo, eres un científico, en otro, ni siquiera existes y así consecutivamente.

Eso perturbó la mente del filósofo Nietzsche, quien tuvo una vida llena de dolor. Los pensamientos de vivir una y otra vez el mismo dolor... no quería creer que ese tipo de cosas existían. Solía mirar al eterno retorno como una partida de ajedrez, donde exsten n movimientos y nunca sabrás lo que el otro jugador está pensando mientras juega, así jamás sabrás lo que pasará, si vas a ganar o perder. Siento que ese otro jugador es como el azar, la casualidad...

Regresando a lo que empeccé diciendo, ¿entonces qué hay más allá de la muerte? ¿Más vivencia? Tal vez, pero no puedo decirlo porque no tengo los argumentos para confirmar mis pensamientos. Es una cosa de la imaginación... pero al menos, soy capáz de pensar que es.

A la vez, podríamos decir que esta es la conclusión final:

Muerte ≠ Infinito
Vida ≠ Infinito
Tiempo ≠ Infinito
¿Muerte y vida = Infinito?


Pero eso está mal, ¿no? Ambas, la vida y la muerte, son diferentes del infinito, ¿por qué tendría que ser verdadera, entonces?

Pero ya veré eso después...

Comentarios

Entradas más populares de este blog

NaNoWriMo 2016

Miedos irracionales

Dándole un giro a la desesperanza